¡Predicción exitosa! M6.1 Sacude Japón, en región anunciada por Alex Backman

PCI - Protege Combate Inmuniza PCI INFLUENZA

(CRN ABR 11 2019) Cuatro días después de que yo, Alex Backman, puse en alerta sísmica a Japón en su Reporte Solar Sísmico y Volcánico del 7 de abril (ver descripción video) así como  a los suscriptores del servicio de ALERTA T, un terremoto muy fuerte de magnitud M6.1 sacudió la Isla de Honshu, afuera de la Prefectura de Iwate.

De acuerdo al USGS, el movimiento telúrico fue a 12.2 km de profundidad  y no causó estragos, daños, ni tampoco heridos o muertos que lamentar. Esto probablemente se debe al mecanismo focal y que el temblor no fue exactamente en la zona de subducción como lo fue el megaterremoto de ruptura total (MERUTO) de la Trinchera de Tohoku M9.2 del 11 de marzo 2019 que provocó un tsunami de gran tamaño y el desastre de la planta nuclear de Fukushima. El MERUTO del 3/11 también mostró señales precursoras una semana antes del evento principal.

El terremoto M6.1 de hoy no fue fortuito sino esperado. Lo que me motivó a emitir la Alerta Sísmica para Japón fue un terremoto que sirvió como precursor el 5 de abril 2019 al sureste de la Isla de Honshu y al sur de la región del potente sismo M6.1 de hoy. Dicho Terremoto Altamente Profundo (TAP) fue de magnitud 5.8 de acuerdo al USGS, y tuvo una profundidad de 394 km. Debido a su profundidad hipocentral, dicho sismo sirvió como claro precursor de que vendría un terremoto mayor muy cerca de la superficie, dentro de los siguientes 7 a 20 días en Japón.

En contraste al evento de hoy, el 18 de junio 2018, un terremoto de magnitud idéntica M6.1 sacudió la Islas de Osaka al sur de Japón matando a 4 personas e hiriendo a 350 más.

TERREMOTOS ALTAMENTE PROFUNDOS COMO SEÑAL PRECURSORA DE TERREMOTOS SUPERFICIALES

Científicos en el Laboratorio de Simsología de la Universidad de California en Berkley (USC Berkley) creen que los TAPs se deben a cambios de volúmenes en los materiales en las fases de transición en la placa de subducción divergente. Es decir, los minerales cambian de estado debido a la alta presión a los que están sujetos a esas profundidades.

Teorizan que es un proceso similar a cómo cuando el agua se transforma en hielo, su volumen aumenta, y con ello, produce un aumento de presión en lo que tiene alrededor, en este caso, las placas. Los materiales, mientras más cambios sufren (metamorfosis) se hacen más propensos a romperse.

Similarmente, hacia el manto de la Tierra, las rocas metamórficas se transforman de un estado a otro. El mineral conocido como olivino (un silicato de hierro) sufre una fase de cambio y se transforma en espinela. Ambos minerales tienen una densidad distinta. La espinela es 7% más densa que el olivino, y cuando pasa de una fase a otra, produce micro rajaduras o fisuras en la roca. Estas microfisuras, cuando se interconectan, producen una rajadura mayor, y por ende, producen un TAP o Terremoto Altamente Profundo.

El término TAP es un acrónimo que fue creado por mí y se refiere a sismos que suceden muy por debajo de la corteza y litósfera, ya sea en la Zona de Baja Velocidad (LVZ por sus siglas en inglés) o en el mismo manto de la Tierra, a más de 100 km de profundidad. El mismo término en inglés se llama Blot Echo y fue acuñado por el investigador estadounidense Ben Davidson en 2015 refiriéndose al mismo fenómeno. En México, el investigador e ingeniero Eduardo Fuentes de Lara (UNAM) se refiere a dichos TAPs o Blot Echoes como ‘sismos primos’.   Estos científicos independientes, así como otros más, creen que incluso los TAPs pueden estar siendo inducidos por efectos electromagnéticos que suceden en el núcleo, núcleo externo y manto de la Tierra.

Al igual que yo, estos científicos e investigadores independientes, así como otros más, creen que incluso los TAPs pueden estar siendo inducidos por efectos electromagnéticos que suceden en el núcleo, núcleo externo y manto de la Tierra.

Otros como Michael Janitch, quien se hace llamar Dutchsinse en redes sociales, también cree que los sismos profundos son precursores de eventos mayores hacia la superficie.

Davidson y su equipo de científicos independientes han hecho experimentos con la olivina en el laboratorio de plasma que tienen en Atlanta Georgia. En los experimentos han demostrado cómo un rayo de plasma electromagnético energiza y sobrecarga el olivino. Luego, al descargar el mineral, esto sufren un efecto violento de desplazamiento. Esto nos lleva a pensar que los efectos electromagnéticos del núcleo, mientras dispara rayos de plasma hacia la litósfera, como cuando hay tormentas geomagnéticas, afecta la zona donde converge el manto con las zonas de subducción más profundas produciendo dichos TAPs.

Por cierto, esta semana en México, específicamente Oaxaca y Chiapas deben estar en Alerta Sísmica (Abril 11 al 18 2019) por potencial de terremotos de magnitud M6.0+.

Y por otro lado, esperen un siguiente artículo donde me defiendo públicamente contra el ataque mediático incesante en mi contra como periodista independiente •

 

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Favor de desactivar tu AD BLOCKER.